El fútbol inglés no perdona a Margaret Thatcher

La figura de Margaret Thatcher genera polémica más allá de la política, en eso no hay discusión. La ex “Dama de Hierro” de Inglaterra, quien falleció el 8 de abril pasado y que tendrá su funeral el miércoles próximo, ha despertado la ira de algunos de los dirigentes de la Premier League.

De hecho, en los partidos no exigieron a los clubes rendirle tributo antes de los partidos de esta semana.

Según se sabe, los clubes inglesas fueron y son reticentes a la gestión de la ex Primera Ministra por una serie de hechos, entre ellos, la tragedia de Hillsborough, que lo ponen como el detonante.

En aquella oportunidad, el 15 de abril de 1989, y ya iniciado el cotejo por la Copa Inglesa entre el Liverpool y el Nottingham Forest, 96 aficionados perdieron la vida en una aglomeración en las tribunas del estadio. Se le acusa que el recinto no tenía la capacidad para todos los hinchas que llegaron, pero la policía permitió entrar.

Dicen que debido a la tragedia Thatcher aplicó mano dura y “firmó el acta de defunción del deporte como ritual de esparcimiento de la clase obrera” y dio paso fútbol  mercantilista.

En aquella oportunidad, los familiares de los hinchas fallecidos del Liverpool entablaron una demanda en contra de la policía, pero perdieron. Sólo el año pasado, el primer ministro, David Cameron, pidió disculpas públicas por el encubrimiento de pruebas y la distorsión de la versión oficial sobre la tragedia.

Según publica el diario ADN de Colombia, “el primer ministro hizo públicos los documentos archivados entre 1989 y 1990 por Margaret Tatcher, que evidenciaban que la tragedia de Hillsborough había sido causada por un mal trabajo de los controles policiales a las puertas del estadio, y no por los aficionados del Liverpool”.

Agrega que según HFSG -Hillsborough Family Support Group-  una de los colectivos de familiares de las víctimas, a la oficina de Thatcher llegó un informe de peritos que denunciaba la actuación policial y su negligencia antes, durante y después de los hechos.

La recientemente fallecida autoridad provocó un cambio radical en los estadios ingleses, prohibiendo el ingreso a los “hooligans” y una serie de medidas que, según Andy Lions en ‘The Guardian’, daba por sentado que “odiaba a los hinchas de fútbol porque, de hecho, odiaba a las clases trabajadoras. Creó un Estado policial y criminalizó a mineros e hinchas por igual”.

En 1991 se dio vida a la Premier League, que dio un giro en el fútbol inglés, donde se pasó a lo que se conoce hoy.  Para algunos críticos, la ex Dama de Hierro fue  clave en “la modernización del fútbol mientras otras la tildan de criminalizar a aficionados de la clase de obrera, de volver el deporte en un negocio selectivo y de convertir canchas en factorías y fábricas”, comenta el periódico colombiano.

Margaret Thatcher no sólo perjudicó el fútbol y en general al deporte británico. Ella mató al fútbol”, afirmó Sam Allardyce, actual DT del West Ham United,  al The Sun.

Unos fueron más allá, como el jugador del Olympique de Marsella, el inglés Joey Barton, quien al enterarse de la muerte de la ex autoridad twitteó: “Diría ‘Descanse En Paz’ Maggie, pero no sería verdad. Si existe el cielo esa vieja bruja no estará allí”.

Barton siguió en la red social y apuntó que a Thatcher “la historia le juzgará ahora”,  que no se le debería dedicar “un funeral de Estado”, y cuestionó sus políticas respecto a “la clase trabajadora”.

Los funerales de la ex primera ministra serán este miércoles, donde recibirá honores militares, pero no un funeral de Estado, según su expresa petición antes de fallecer.